cabecera

Biografía y otros datos de interés

Sonia Martínez

Retrato de Lalo Miguel Martínez

Biografía

Sonia Martínez nace en Valladolid en 1970. Desde 1994 trabaja en Burgos y vive entre las dos ciudades. Como cuentista ha publicado Locuras (2005). Confesiones íntimas (2011) Y Bruno e O Manto de Estrelas (2009), su primer cuento ilustrado y su incursión en la ficción infantil. Como novelista ha publicado las novelas cortas de serie negra Flores para un funeral (2007) y Caminos cruzados (2013), de la sagaz detective Marlene Devries. Cuando se cumples diez años desde que publicara las primeras narraciones, y sin duda a modo de celebración, la voz de la autora nos regala un nuevo volumen de lo que mejor sabe hacer: el relato breve. Faro en la Tempestad. Relatos que buscan la Luz, nace con vocación de culminar el trabajo de toda una década.

 

El Correo de Burgos 19/01/2015


Cuentos con una misión: descolocar

Una escritora: Sonia Martínez. Una misión: descolocar al lector. Arma del crimen: cuarenta y cuatro pequeños relatos reunidos en Faro en la tempestad (Ediciones Hades). Lugar de los hechos: Café de Amable de Valladolid. Fecha y hora del sucedido: sábado 24 de enero a las 18.30 horas. 
Ahí la ficha del nuevo libro de la autora vallisoletana afincada en Burgos en el que hace equilibrios sobre la delgada línea que separa veracidad y fantasía, se pierde entre los pliegues del ser humano, cabalga sobre sus pasiones sin prejuicios, crea mundos imposibles, se divierte con imágenes surrealistas, se regodea en situaciones de falsas apariencias, se evade de la realidad al mismo tiempo que la exprime y la modifica hasta el punto de convertirla en una nueva. 
«Mis historias siguen estando alimentadas por esa extrañeza que me produce el mundo. La realidad me deja perpleja y es la que intento plasmar en mis relatos, no sé si hablo de los mismos temas, pero la sensación sí está ahí. Se trata de crear un mundo paralelo porque si te dejas llevar por el que compartimos...», anota y admite que sí existen filtraciones. Irremediable. 
«La realidad siempre me ha parecido inspiradora», insiste la escritora, que reconoce más luminosidad en estos relatos frente a los que formaron su anterior libro, Confesiones íntimas (2011), motivados por una fatalidad y una oscuridad que se diluyen en este nuevo trabajo, que, aunque se sigue moviendo en las oscuras aguas de un mar embravecido, ahora atisba un foco de luz que le lleva hasta la orilla. 
Es difícil, observa la autora, concretar más sobre la temática de estos cuarenta y cuatro cuentos sin desvelar su gracia. ¡Se resuelven tan pronto! 
«Es un volumen muy variado. El lector puede encontrar misteriosas desapariciones, sorprendentes desenlaces, juegos con las apariencias, ataques del mundo... Todos buscan descolocarle», ahonda Martínez, que, después de diez años en las inciertas aguas del mundo editorial, tiene claro que el relato -con el que debutó en 2005 en Locuras- es su género, en el que siente contar con una voz propia. 
«Con él me veo capaz de jugar y no sé si de decir algo nuevo, pero sí de enseñar cosas que tengan luz», apunta y contrapone esta sensación a la que le produce la novela, en la que sí ha hecho sus pinitos, con los dos casos de la agente Marlene Devries, Flores para un funeral (2007) y Caminos cruzados (2013), serie de la que ya tiene un tercer crimen resuelto y que duda si sacarlo o no. 
Faro en la tempestad es también el deseo cumplido de la escritora de celebrar diez años en la cosa literaria con un volumen, que, además, por primera vez cuenta con un sello editorial. Una apuesta que siente como un aval a su trabajo. 
«Han sido años de mucho aprendizaje, de comprobar que hay que trabajar mucho, pero también de creer que la magia existe cuando te empeñas en algo, de ver que todas las personas que han aparecido en mi vida desde que empecé con esto me han ayudado a crear mi sueño y con unas expectativas más realistas que cuando comencé. Ahora sé que es un camino de mucho esfuerzo y no para grandes aspiraciones», valora con la única meta de hacerlo un poquito mejor cada día.



Escritora Sonia Martínez                ©Salamandra DG Web

Escritora Sonia Martínez               ©Salamandra DG Web

Sonia Martínez

Retrato de Lalo Miguel Martínez


Biografía

Sonia Martínez nace en Valladolid en 1970. Desde 1994 trabaja en Burgos y vive entre las dos ciudades. Como cuentista ha publicado Locuras (2005). Confesiones íntimas (2011) Y Bruno e O Manto de Estrelas (2009), su primer cuento ilustrado y su incursión en la ficción infantil. Como novelista ha publicado las novelas cortas de serie negra Flores para un funeral (2007) y Caminos cruzados (2013), de la sagaz detective Marlene Devries. Cuando se cumples diez años desde que publicara las primeras narraciones, y sin duda a modo de celebración, la voz de la autora nos regala un nuevo volumen de lo que mejor sabe hacer: el relato breve. Faro en la Tempestad. Relatos que buscan la Luz, nace con vocación de culminar el trabajo de toda una década.

 

El Correo de Burgos 19/01/2015


Cuentos con una misión: descolocar

Una escritora: Sonia Martínez. Una misión: descolocar al lector. Arma del crimen: cuarenta y cuatro pequeños relatos reunidos en Faro en la tempestad (Ediciones Hades). Lugar de los hechos: Café de Amable de Valladolid. Fecha y hora del sucedido: sábado 24 de enero a las 18.30 horas. 
Ahí la ficha del nuevo libro de la autora vallisoletana afincada en Burgos en el que hace equilibrios sobre la delgada línea que separa veracidad y fantasía, se pierde entre los pliegues del ser humano, cabalga sobre sus pasiones sin prejuicios, crea mundos imposibles, se divierte con imágenes surrealistas, se regodea en situaciones de falsas apariencias, se evade de la realidad al mismo tiempo que la exprime y la modifica hasta el punto de convertirla en una nueva. 
«Mis historias siguen estando alimentadas por esa extrañeza que me produce el mundo. La realidad me deja perpleja y es la que intento plasmar en mis relatos, no sé si hablo de los mismos temas, pero la sensación sí está ahí. Se trata de crear un mundo paralelo porque si te dejas llevar por el que compartimos...», anota y admite que sí existen filtraciones. Irremediable. 
«La realidad siempre me ha parecido inspiradora», insiste la escritora, que reconoce más luminosidad en estos relatos frente a los que formaron su anterior libro, Confesiones íntimas (2011), motivados por una fatalidad y una oscuridad que se diluyen en este nuevo trabajo, que, aunque se sigue moviendo en las oscuras aguas de un mar embravecido, ahora atisba un foco de luz que le lleva hasta la orilla. 
Es difícil, observa la autora, concretar más sobre la temática de estos cuarenta y cuatro cuentos sin desvelar su gracia. ¡Se resuelven tan pronto! 
«Es un volumen muy variado. El lector puede encontrar misteriosas desapariciones, sorprendentes desenlaces, juegos con las apariencias, ataques del mundo... Todos buscan descolocarle», ahonda Martínez, que, después de diez años en las inciertas aguas del mundo editorial, tiene claro que el relato -con el que debutó en 2005 en Locuras- es su género, en el que siente contar con una voz propia. 
«Con él me veo capaz de jugar y no sé si de decir algo nuevo, pero sí de enseñar cosas que tengan luz», apunta y contrapone esta sensación a la que le produce la novela, en la que sí ha hecho sus pinitos, con los dos casos de la agente Marlene Devries, Flores para un funeral (2007) y Caminos cruzados (2013), serie de la que ya tiene un tercer crimen resuelto y que duda si sacarlo o no. 
Faro en la tempestad es también el deseo cumplido de la escritora de celebrar diez años en la cosa literaria con un volumen, que, además, por primera vez cuenta con un sello editorial. Una apuesta que siente como un aval a su trabajo. 
«Han sido años de mucho aprendizaje, de comprobar que hay que trabajar mucho, pero también de creer que la magia existe cuando te empeñas en algo, de ver que todas las personas que han aparecido en mi vida desde que empecé con esto me han ayudado a crear mi sueño y con unas expectativas más realistas que cuando comencé. Ahora sé que es un camino de mucho esfuerzo y no para grandes aspiraciones», valora con la única meta de hacerlo un poquito mejor cada día.



Escritora Sonia Martínez                ©Salamandra DG Web

Escritora Sonia Martínez   ©Salamandra DG Web